_

Sugerencias para el proceso de EDICION


Les contaré brevemente lo que me ha inspirado a tocar el tema de hoy: EDITAR.
Paseaba por varios blogs como frecuentemente lo hago y me llamó la atención que uno de ellos tuviese un gran anuncio donde contaba los planes a futuro para su historia, en su entrada daba a entender que comenzaría el proceso de edición, que posteaba lo que escribía sin revisión alguna y además mencionaba que no era muy buena en ortografía... entonces, me ha dado qué pensar. Muchos no valoran el proceso de edición, colgar o subir en la web un texto del cual no has revisado una o dos veces al menos su ortografía o gramática, puede perjudicarte por diversas razones, una de ellas es que como lectores necesitamos las comas y los acentos, porque ambos elementos cambiarán nuestra lectura y cambiarán el sentido con el que leemos e interpretamos la historia, y si lo leemos erróneamente existe amplias posibilidades que no nos guste lo que estamos leyendo.
Inclusive cuando usas la herramienta del blogger como una ventana para compartir tu trabajo, aunque tu trabajo esté como borrador, es importante que ese borrador al menos vaya con una corrección mínima, tal vez no una edición detallada, pero sí una que asegure que tu audiencia, leerá e interpretará correctamente las intenciones que deseas que tu texto refleje.

Coincidentemente, he encontrado unos artículos que guardé hace muchísimo tiempo, uno de ellos habla sobre el proceso de EDICIÓN, por desgracia no logré encontrar en la web el original, pero sí logré encontrar la cuenta del autor en fanfiction.net.

Artículo original de syrupjunkie, autor de la columna "Artistic License".
Puedes encontrar sus historias en este link: aquí

Traducción realizada por Khimair.
Observaciones : La traducción no es textual, he realizado un reescritura del artículo, pero las ideas escenciales son las mismas. Espero les guste.


Editar, un paso importante en el proceso de escritura. Es vital y debe ser realizado antes de publicar cualquier texto y enviarlo a cualquier lector "beta". Escencialmente, editar es la manera en que te aseguras que la historia que has escrito es la historia que has previsto. Por ejemplo, que la historia tenga las frases correctas, las que tú deseas, el ritmo, narración y caracterización correcta.
Hay una razón por la cual los autores envían sus manuscrtitos a editores contratados por compañías, es difícil ser autocríticos y tomar distancia de nuestros propios textos.
Pero no quiero que piensen que la edición personal no es importante sólo por que hay otros que lo harán por ti, después de todo, ellos no son tú. Ellos no tienen el conocimiento íntimo de la historia como tú lo tienes, no saben cómo quieres que avance la historia o hacia adónde la diriges o cómo deseas describir las cosas. Incluso como un autor profesional tienes permitido decir al editor: "oye, esta parte es importante en la historia y creo que la forma en que la he escrito es la mejor, de esta manera el lector entenderá su significado."
Después de todo, qué sería de la literatura sin algunas licencias artísticas? Después de esta introducción tengo unas sugrencias personales para sacar mejor provecho al proceso de edición:

1.- Editar no es un proceso que se realiza únicamente después que has terminado la historia:

La mayoría de la edición que puedes realizar ocurre mientras escribes, se llama "edición rápida", lo contrario a la labor intensiva, "lenta", o edición final que se realiza una vez que terminaste tu producto.
La "edición rápida" es básicamente las pequeñas correcciones (palabras erróneas, sentidos de las oraciones, deletreo, ortografía...). Sólo te toma un par de segundos arreglar cada error, pero te ayuda a largo plazo.

Considero que cuendo realmente deseas escribir, y las palabras, frases e imágenes llenan tu cabeza a toda velocidad y deseas capturar todo eso y escribirlo, necesitas mantener el flujo de ese momento y no interrumpirlo.

La edición rápida te permite arreglar los pequeños errores y retomar la historia donde la dejaste en tu pensamiento, pero la edición lenta implica tiempo y distracciones, tiene la tendencia de cortar la inspiración (que es extremadamente difícil de conseguir). Le debes a tu historia exprimir cada gota de ese momento creativo, así que no te estanques con el ritmo, la narración o caracterización. Edita rápidamente los pequeños errores y deja los grandes problemas para después, una vez que has completado el borrador de tu historia o de tu capítulo (tú primer borrador).
Si encuentras un gran error mientras escribes puedes ennegrecer la letra o usar el subrayado para recordarte que debes arreglarlo después.

2.- Una vez que terminaste tu primer borrador, uno de los grandes obstáculos es la "subida anticipada", lo que podríamos hábilmente definir como "Ok, terminé el capítulo a las tres de la mañana. Estoy cansada, pero haré una edición rápida y lo postearé lo más rápido que pueda".

Espero que les sea algo familiar. No hay duda que los escritores sienten un poco de orgullo por lo que escriben y no sorprende que tengan una impaciencia para subir y compartir con el mundo lo que han escrito. No puedo recordar cuántas veces he terminado una historia y la he revisado un par de veces para postearla una hora después y darme cuenta que está llena de errores de todo tipo que no me gustan.

El problema con la edición rápida es obvia, escaneas el texto de la historia superficialmente buscando errores, pero estás preocupado de postearlo e invariablemente pasas de alto muchos errores, palabras escritas erróneamente, sinónimos erróneos, palabras que faltan, todos son errores que si te tomas el tiempo, no estarían.

Entonces la primera lección después de terminar una historia o capítulo es DETENERSE. Patea la ansiedad de postearlo a alguna esquina de tu cabezay convéncete que necesitas realizar una edición profunda y que la edición es importante. Vamos, repite después de mi, será muy útil: "editar es importante, necesito editar en profundidad, amo editar con detalle, si debo elegir entre el chocolate y una edicción detallada, elijo sin pensar la edición profunda."

3.- Ok, hemos establecido que vamos a editar en detalle, qué significa o implica eso?

Muchísima paciencia, autoacusarse cuando estamos siendo cliché, usar la tecla "delete" muchísimas veces, la gratificación de manejar cosas ingeniosas al escribir y lo más importante una gran cantidad de caramelos cerca. En resumen editar puede ser toda una gran experiencia. Te dirá que tú eres tu peor crítico. Hay sentimientos de molestia, desánimo, frustración, orgullo y gozo todos mezclados. Hacerlo bien sería una experiencia enriquecedora en la que te mostrarías a ti mismo tu nivel de escritura, estilo y habilidades.

Entonces, por dónde comenzamos? Me gusta mantener en mi cabeza cómo deseo que se vea la historia, en términos de personajes, escenarios, trama. Una buena manera de encontrar largos temas en la historia es ir a través del texto cuidadosamente y fijarse en cómo la historia se retrata a sí misma, cómo se caracteriza, fijarse en la atmósfera, en la trama y compararla con tu idea general de cómo deseas que la historia suene. Esto te permitirá enfocarte en secciones que necesiten más trabajo que otras, en partes que no reflejan o suenan particularmente como tu las previstes. Algunas de las preguntas que te puedes hacer a ti mismo son: Me siento como deseo que se sienta mi lector? Está el o ella (personajes) actuando como su personalidad lo indica? Si yo contara esta historia, que diría sobre el estilo narrativo? Es de esta manera como me imagino los ajustes? contestando estas preguntas es una buena manera de evaluar las partes de la historia que necesita más trabajo. También te permiten encontrar tus fortalezas con las partes de la historia en las que comunicas exactamente lo que te imaginaste.

Un consejo que recibí de un profesor es leer tu historia en voz alta. Suena un poco estúpido muchas veces, pero hay una razón para esto: en nuestras cabezas, cuando leemos nuestros textos hacemos cambios inconcientes y automáticos de nuestro propio estilo y voces. Entonces, si te faltan palabras en una oración estamos más dispuestos a arreglarlo en nuestras cabezas y leer la oración como si estuviese completa. Lo mismo pasa con el estilo; lo que puede sonar torpe es cambiado por nuestra voz interna para arreglar el patrón, la rapidez, las inflecciones, con las que queremos que suene nuestra historia. En alguna manera, leer nuestra historia en voz alta, hace que nos de la impresión de un texto que no es nuestro, un texto ajeno, como si alguien estuviese hablando por primera vez. Estas más dispuesto a escuchar los errores y problemas de tu texto. En efecto, te desconectas de tu rol de autor y eres parte de la audiencia.
Tienes alguna parte que suena torpe en voz alta? Es muy rápido? Muy lento? Sólo intenta ver la historia desde afuera, es una buena evaluación de cómo los diferentes elementos de tu historia trabajan juntas como una sola.

4.- Edita la historia en un bloque de tiempo sin interrupciones.

Es verdad que en estos días tenemos menos tiempo, pero editar es como leer una historia, donde lentamente te introduces en ella y te interesa más cada vez. Me he encontrado editando con gran productividad y debo decirlo, disfrutando cuando llevo su media hora en el proceso. Te sumerges en la historia, envuelto por su atmósfera, trama y personajes y se realizan cambios para que se vea más como deseas de manera más facil. Es importante para mi ser capaz de editar la historia sin interrupciones, así mi edición estará basada en un sólo impulso creativo. A veces cuando he editado la mitad de una parte y vuelvo el siguiente día o dos días después, no recuerdo cómo me sentia cuando deje la edición, cómo deseaba cambiar la historia en que dirección deseaba seguir y terminaba cambiando la historia por completo de nuevo, puedes encontrarte con que deseabas tomar una dirección completamente distinta...
Claro que editar una novela completa de una sola vez es imposible, pero puedes dividirlas en grandes bloques e ir archivando los resultados.

5.- Agrega descansos entre ediciones.

Puede sonar contradictorio al punto anterior pero toma un descanso de un par de horas o de un día o dos entre edición y edición, sobretodo si deseas realizar una última edición de texto completo, aléjate del texto al menos dos días o más, la proxima vez que vuelvas a leer tu historia será con ojos diferentes y con un ánimo distinto y podrás encontrar nuevos errores o problemas que corregir. Puedes ver nuevas opciones de cómo cambiar ciertos elementos en la historia o novela, nuevas direcciones que deseas tomar.
Un descanso también reduce el sentimiento de "edición infalible" en donde después de tu primera edición sientes que esa es la única forma de modelar tu historia o que está completamente perfecta en esa etapa.
Dependiendo de tu ánimo si estas siendo complaciente o crítico contigo mismo la historia puede que nunca sea perfecta pero múltiples ediciones podrá asegurarte que es una historia de la cual estarás orgullosa y satisfecha.

6.- Recompensate a ti mismo.

Come galletas mientras estás editando, toma un helado después que hayas terminado, escucha música si puedes trabajar con ella (a veces es un distractor muy fuerte). Es probablemente psicológico, pero si haces la experiencia de editar cómoda y la disfrutas, estarás más inclinado a editar como una extensión natural del proceso de escribir.


Este es el fragmento en donde escribe sobre la edición, la columna completa toca otros temas, además de este.
Así termino por esta ocasión, espero realmente les sea de utilidad, cualquier duda o comentario son bienvenidos. Y espero que aquellas personitas que se están contruyendo como escritoras (me incluyo) tomen el gusto a la edición y la importancia de presentar con un nivel mínimo de corrección y trabajo sus textos, inclusive cuando es sólamente el borrador.

Besos, nos vemos en el siguiente artículo.

1 comentario:

GrEtTeLiTa dijo...

Oh si ... eso de la edición es toda una pachanga!

Recuerdo que cuando subia entrada de mis cuentos, leia como 3 o 4 veces lo que escribia para no tener algun error.

¡Saludos!