_

Renesme. Diary Love. 2

Cerró su cuaderno y apoyó su mejilla en la tapa dura. Sus ojos se adormilaban con el follaje que dejaba mostrar el gran ventanal de su habitación. Su cuerpo se relajó estirado en la cama y su mente repetía las últimas frases que acababa de escribir. Con los ojos completamente cerrados escuchaba a la distancia sonidos familiares, confiaba en que su sueño iba a ser muy bien cuidado y que al abrir los ojos él estaría tras el ventanal, esperándola.

No había tenido noches tranquilas, al principio algo le inquietaba, sin descifrar Qué ? Después cuando reconoció la causa, se quedaba pensando Porqué? Estos últimos días el cansancio ha sido tal, que se queda dormida no sólo en las noches, sino también por momentos durante el día. No se había dado cuenta todo el desgaste que sus pensamientos le estaban causando, no se había fijado inclusive que había bajado un kilo o dos, pues tenía el cuerpo tenso. Por tercera vez, logró ver el sueño que la ha inquietado estos dos días.

Despertó de golpe, sobresaltada, preocupada. Le bastó un segundo para darse cuenta que el cuaderno no estaba debajo de su rostro y se llenó de preocupación. Con un rápido movimiento de ojos lo ubicó cerca del borde de la cama, estiró su mano para acercárselo rápidamente y cerró los ojos con un profundo suspiro.

Abrió el cuaderno ubicando la última frase escrita y rayó sobre ella haciéndola ilegible. Si Jacob la llegase a leer alguna vez, le rompería por completo el corazón hiriéndolo profundamente y aunque existiese la posibilidad de que no le correspondiera en sus sentimientos con seguridad, jamás tendría intenciones de herirlo.

Concentrada en sus pensamientos, se había olvidado completamente de quien la cuidaba. Miró hacia el ventanal, sus ojos se encontraron directamente con los de él y aunque sentía el corazón levemente apretado la sonrisa que logró fue completamente sincera. Como había escrito, Jacob sería su único camino hacia una respuesta y pese a todas las dudas que tenía, había algo muy claro en su interior, extrañaba a Jacob. Decidió poner en la práctica lo que había estado pensando, no sólo se lo exigía ella misma sino también aquel lobo inquieto detrás de su ventanal paseándose de un lado a otro y apoyándo una pata de vez en cuando en el grueso vidrio. Se levantó de la cama y ubicó su cuaderno en su librero y el lápiz sobre el escritorio, luego dejó entrar a Jacob que se incorporó de un salto en su habitación.

-Hola Jacob -decía mientras se acercaba a abrazarlo preocupada que sus manos sólo rozaran el pelaje de su lomo y no tocaran su cabeza. - ¿Vas a estar así todo el día?

El lobo se dirigió a la puerta de su habitación y la abrió con el hocico, salió tras él y dejándolo perderse en algún lugar de su conocida casa ella se dirigió a la cocina donde estaba su madre intentando no quemarse.

-Qué quiere Jacob, hija?
-No lo sé, seguramente es por la invitación que me ha hecho para este domingo.
-Sólo procura llegar temprano para que descanses bien, al día siguiente tienes que ir a clases.
-Lo sé, llegará temprano, sabes que siempre he cuidado bien de ella -respondió Jacob que entraba en la cocina vestido.-Hoy es viernes... quería invitarte a salir.
-A salir? -Renesmé miraba a Jacob y Jacob miraba a Bella, para luego mirarla a ella nuevamente.
-Sí, por qué la sorpresa?
-Dónde sería? - interrumpió Bella.
-Los chicos armarán otra fogata hoy donde siempre y contarán un par de historias, la verdad es que hay nuevas personas que poco a poco se integran a sus vidas y han decidido contar las historias que ya te he contado a ti en otras ocasiones, claro que si no deseas ir, podemos hacer cualquier otra cosa que desees. Pero pensé que sería tu primera fogata después de tanto tiempo...
-Renesmé... ? - Bella esperaba alguna respuesta - Renesmé ... ? - Volvió a insistir.
-Sí, sí... sí, claro. -intentando mostrar entusiasmo y saliendo rápidamente de su ensimismamiento.
-Me alegra verte entusiasmada con la idea - Bella le sonreía a Jacob, como si fuese la prueba de que su hija sea lo que sea que le estuviese pasando, ahora estaba bien.
Luego de probar el resultado de la comida de Bella y opinar que habían algunos sabores que todavía para ella era como comer tierra fue a su habitación a buscar una chaqueta y mirarse rápidamente en el espejo. Pronto se encontraba caminando con Jacob hacia el lugar de encuentro.

- Pues, recuerdas a todos los chicos de la manada ?
- Sí, claro. Sólo espero que no hayan cambiado tanto que sean irreconocibles.
- Pues ellos te encontrarán irreconocible a ti. Saben que has crecido, pero no se imaginan la bella jovencita en la que te has convertido. Espero que su sentido del humor no te sea incómodo, es bastante distinto al de los Cullen.
- Pues, estarás tú ahí.
- Sí...
- Entonces todo estará bien. - sonrió a Jacob.

Hubo un par de minutos de silencio.

- Estás bien Nessy ? -se animó a preguntar.
- Claro.
- Segura?
- A que te refieres Jake ?
- No me vas a negar que estas dos semanas has estado distraída... y... - dudaba de lo que iba a decir pero siempre había sido bastante directo - ...distante.
-Son ideas tuyas Jake...
-Sabes que no. Te conozco Nessy.
-Te diré algo. La gente cambia. Hay cosas que pasan a la medida que vamos creciendo, tú muy bien lo sabes y eso hace que cambiemos, que nuestro carácter y forma de ver las cosas cambien. No me pasa nada extraordinario, he estado distraída reflexionando sobre la vida, sobre mis padres, sobre mi, sobre... ti...
-Sobre mi ?
-Tiene algo de malo?
-No.
-Entonces?
-Por el contrario, me pone contento, siempre y cuando sea algo bueno... claro... -Nessy sonreía con el comentario de Jacob.
-Jacob -se detuvo y lo miró a los ojos- siempre has estado ahí, para mi. -hizo una pausa, dándose tiempo para agregar algo más - Eres... mi mejor amigo.

Jacob sonrió, pero Renesmé logro ver un dejo de melancolía en sus ojos.
Continuaron caminando en silencio, cuando vislumbraron a lo lejos el fuego de la fogata Jacob le recordó los nombres de los chicos y le contó brevemente qué era de ellos ahora.

Renesmé veía el techo de su habitación recordando aquella danza que el fuego dibujaba mientras recordaba las historias que esa noche había escuchado, mientras las palabras venían a su mente una tras otra, su cuerpo se estremecía recordando las sensaciones que le provocaba estar entre los brazos de Jacob. Así logró conciliar el sueño, imaginándose apoyar su cabeza entre el hombro y pecho de Jacob quien le rodeaba los hombros y la acurrucaba con delicadeza.

5 comentarios:

Vincent Rodriguez R. dijo...

KHIMAIIIR! no me gustaa! ME ENCANTAA! quierooo leer maaas! osea te doy el trono en la Historia de Renesmee! osea es tan tan tan dentro de la Historia es increibleee!

Nicole Johnson dijo...

Gracias por pasarte nena, me estoy leyendo tu fic por que ya debes saber que me encantan la historia de nessie y jake es por eso que tengo la mia. Asi que...espero vernos por aqui y por alla. Besos

maria jose dijo...

aaaa me esta dando un ataque de desesperacion... esto es muy adictivoo.. alimenta mi hambre de lectura (jajaja que metafora) kuak!! ame la historiaaaaaa.
xoxo

BellaBlack dijo...

Wooo!!
Este tambien me ha encantado!!
Es precioso!!

☆◘♥Michelle♥◘☆ dijo...

me esta gustando mucho...pero me esta dando mucha pena Jacob(aunque no me guste que este con Nessy) me da pena, estoy nostalgica jiji