_

Renesme. Diary Love. 5

Me desperté como todos los días desde que entré a la secundaria de Forks, para enfrentarme a la rutina que se había creado durante estos tres meses de clases, rutina que yo no he deseado pero que debo aceptar: no he hecho nada para cambiarla. Sí, en parte, es por que tengo miedo. Es palpable el sentimiento instintivo que los llama a alejarse de mi. Mi belleza es más humana que la de toda mi familia, por lo que sé que no es una belleza eclipsante la que hace que todos se aparten. He logrado escuchar algunos rumores que están poco a poco creando mitos sobre mi persona, pero esas cosas no me preocupan sinceramente, muchos de quienes fueron amigos o compañeros de mi madre se marcharon de esta ciudad, son muy viejos para contar historias coherentes o simplemente han muerto por la edad.

Mi tía Alice tenía ya el motor prendido cuando salí de casa. El viaje fue rápido, ameno y tranquilo como siempre que se comparte con tío Jasper. Sé que no podía esperar menos de ellos que ofrecerse para vivir la secundaria nuevamente, creo que no había otro par más idóneo en mi familia, no sólo por la confianza sino por la jovialidad y cercanía que lograba tía Alice con la mayoría de los humanos y no podía tener mejor complemento que su amado Jasper quien ha logrado controlarse completamente respecto a su pasado carnívoro. Ambos me han entregado mucha tranquilidad durante estos meses e inclusive ahora último han sido muy respetuosos de mi silencio y mi poca sociabilidad... pues incluso con ellos he estado bastante callada.

No puedo evitar el sentimiento de verguenza que me nace cuando pienso que ellos pueden descubrir en cualquier momento el porqué de mi desconcentración, después de todo son los únicos que se acercan a mi día a día. Están ahí para cuidarme y protegerme, para que no sienta el aislamiento en el que me tienen todos, pues ellos son mi única compañía en los breaks y en la hora de almuerzo.

Justamente hoy estuve bastante cerca, me he puesto muy nerviosa cuando me fijé que él se había sentado por primera vez cerca de nuestra mesa, me costó mucho quitarle los ojos de encima pues deseaba intensamente ver cada gesto que realizaba, lograba escucharlo a la perfección si me concentraba un poco, su voz llegaba a mis tímpanos como dulces gotas de miel las cuales me embelesaron lo suficiente para que mis tíos me quedaran mirando extrañados, ellos también lo escuchaban, ellos escuchaban todos las pequeñas conversaciones que se dieron en el comedor, pero lo que no sabían era la voz que me interesaba a mí, que me inducía a ese trance. Mis mejillas se enrojecieron imperceptiblemente... estoy segura que ahora algo sospechan pero ellos no me han cuestionado nada, deseo con todas mis energías que no mencionen nada a mis padres por lo menos un par de semanas más. Sé que mi tía Alice pronto lo descifrará...

Pero una vez que salí del trance y miré sus rostros logré formular una pregunta y olvidarme por un par de segundos de quien captaba toda mi atención, sería muy peligroso que fuese yo sola a la reserva? La única razón que logré inventar en ese momento era para intentar darle una sorpresa a Jacob...

Ambos consideraron que no debería sucederme nada después de pasar el límite que nos divide, pero tenían la duda sobre la violación del pacto sellado considerando que soy media vampiro... observación importante. Nuevamente mis pensamientos dedujeron que el único que podría resolver aquella interrogante, era Jacob. De todas maneras me recalcaron que si deseaba ir en algún momento de visita, no olvidara por nada del mundo hablar con mis padres antes.

Creo que una joven normal saldría sin dar aviso de que terreno pisa cada vez que piensa moverse, pero no puedo negar que tengo muchas más libertades que cualquier joven normal... por segunda vez en esta semana encuentro un contra con su respectivo pro.

En algún momento se me ha ocurrido arriesgarme a preguntarle a tía Alice si quisiera acompañarme a ir de compras... su respuesta fue inmediata y con gran entusiasmo pues nada le entrega más satisfacción que renovar constantemente el closet de todos los Cullens. Era de esperar que su rostro dudara un poco cuando complete mi petición, quería saber si era muy incómodo para ella que tuviésemos la compañía de Leah. Sentí un gran alivio cuando después de algunos segundos que fueron para mi bastante largos me respondió que no había complicación alguna excepto el olor que le era un poco molesto, pero se solucionaba evitando respirar.

De esa manera sentí que mi día valió la pena y que finalmente tenía un plan entre manos sin haber realizado planificación alguna, así sobre el camino logré trazar los primeros intentos para un acercamiento a mi respuesta.

No contaba con que mi semana comenzara con dos pequeños triunfos, pues la alegría de mi tía fue tanta que llegó a casa a contarle ella misma lo que le había pedido a mi madre, sentí que el aviso era una forma sutil de pedir permiso sin hacerlo y considerando que tía Alice es una de las personas en que más confía mi madre, cuando supo la segunda parte de la invitación no tuvo problemas en aceptar que Leah fuera parte de este paseo. Como digo, todo resultó mejor de lo que esperaba, fue ella misma la que tomó el teléfono y marcó, por un momento dudé a quién llamaba, lo más coherente para mi era que fuese a Jacob seguramente para pedirle que invitara a Leah a casa o para pedir su número pero nunca me imaginé que estaba marcando directamente a Leah, fue cuando descubrí que mi madre tenía bastante consideración a la única mujer de la manada, seguramente más de alguna vez reflexionó sobre lo difícil que tenía que ser la hembra licántropa, solitaria.

Así termina mi día y comienza mi semana, albergo esperanzas de que las cosas avancen en todo sentido, por una parte mi respuesta que poco a poco se va tornando en una obsesión, pues sé que gran parte de mis decisiones dependerán de ella, necesito saber si es cosa de destino sellado y que no valdrá la pena hacer cualquier cosa para cambiarlo o si mis decisiones influirán en lo que suceda de aquí en adelante.
La tranquilidad que esa esperanza me entrega se funde con la satisfacción de haberlo visto hoy, pese a lo nerviosa que me puse en la hora de almuerzo, he logrado verlo e inclusive escucharlo.

Parece que esto del plan ha calmado mi torbellino de sentimientos al menos por este día, un día menos para que esta semana se acabe.


3 comentarios:

Pacus dijo...

Aun no entiendo con quien se pone nerviooosssa!!!!

KHIMAIR dijo...

pero cómo... renesmé está nerviosa !!! cómo no captas belleza de hermana ke tengo...

☆◘♥Michelle♥◘☆ dijo...

ay chica ese chico misterioso esta tan bonito y ni siquiera ha salido como quien dice jeje